;

en Web en Blog
PARA AGRANDAR LAS IMAGENES, HACER CLIC SOBRE ELLAS

Escuchanos por Internet

12.1.10

Las sierras de San Luis, testigos del tiempo, en el apasionante camino del descubrimiento

La Carolina con sus minas; La Florida con su gran espejo de agua y su flora y su fauna; Inti Huasi esconde voces del tiempo que revelan misterios; La Angostura con sus vestigios de civilizaciones pasadas; el Valle de Pancanta con sus orígenes volcánicos y Paso del Rey con su historia llevan a sanluiseños y turistas como por un camino a través del tiempo.

La sierra de San Luis conforma un extenso óvalo que se extiende con dirección norte sur a lo largo de 160 Km. y presenta un ancho de 75 Km., desde su falda occidental, hasta el Río Conlara. Tiene una historia geológica compleja, al estilo de las sierras pampeanas.

Su origen se remonta a tiempos precámbricos a partir del extenso basamento cristalino que alcanza el centro de Argentina, sufrió una intensa erosión a lo largo de una etapa prolongada que llegó hasta el Mioceno. Apenas fue interrumpida por cortos períodos de reactivación de la tectónica convirtiéndose en un relieve peni-planizado.

Los movimientos terciarios provenientes de la formación de la cordillera de Los Andes reactivaron el relieve local y crearon la nueva formación. Los materiales antiguos (granito, micacitas) sufrieron una gran fractura, fundamentalmente de dirección norte sur, lo que obligó al ascenso en bloques de la penillanura, sobreelevándola a distintas alturas. Además, provocaron desplazamientos horizontales que convirtieron el bloque compacto en un diseño ovalado a partir de peldaños que se observan claramente desde San Francisco hasta el extremo nororiental de la sierra.

Por su parte, los desniveles verticales llegaron a ser enormes, de hasta casi 2.000 m. Finalmente, fracturas de dirección noroeste-sureste quebraron el bloque serrano desde La Carolina hasta el conjunto de El Morro. Entre estos se ubican un conjunto de domos relicto de antiguos aparatos volcánicos que hoy se alinean indicando la dirección de las fracturas y formando parte de una dorsal divisoria de aguas que obliga a los ríos a dirigirse hacia el norte o el sur de la misma.

Esta evolución geológica, convirtió a la sierra de San Luis en un complejo moderno sobre materiales antiguos. Los principales elementos que conforman su estructura: 1) bloques propios del conjunto de las sierras pampeanas, elevados a diferentes alturas y desplazados por medio de fallas de dirección norte-sur, fundamentalmente, 2) un abrupto de falla de fuerte pendiente orientada hacia el oeste. Desde allí la sierra baja lentamente (la penillanura) como una suave rampa hacia el oriente hasta perderse debajo de los sedimentos pampeanos y post-pampeanos del valle de Concarán dando lugar a un relieve disimétrico, 3) la penillanura, una extensa superficie de erosión ondulada, con bajas colinas, levantada a distintos niveles. Su parte occidental, la más alta (1.500 m), ha sido rejuvenecida por la erosión pero son frecuente las "pampas"; 4) una serie de aparatos volcánicos (domos andesíticos y traquiandesíticos) alineados sobre fallas transversales al eje de la sierra (Sololosta, Tomolasta, Cerros del Rosario, etc.) que dan lugar a dos pendientes generales organizadoras de la hidrografía, hacia el norte y hacia el sur de la sierra.

La Carolina
Es un pintoresco pueblito minero que alberga al final de su calle principal la mina de oro establecida en 1972 al pie del Cerro Rico.

Los españoles fueron los primeros en abrirse paso a través de túneles y los ingleses continuaron esa empresa. Son muy solicitadas las visitas guiadas al interior del extinguió yacimiento y búsqueda artesanal de oro en el río.

El cerro Tomolasta permite admirar la naturaleza desde un mirador, la cosmovisión aborigen y su herencia se materializan en la plaza temática "Circulo de las Posibilidades Infinitas" y un artístico paseo revestido en piedra y granito anteceden al Museo de la Poesía.

Para los que quieren ampliar datos sobre La Carolina disponen de un centro de información al turista y espacios de interpretación.

Dique La Florida
Es un magnifico espejo de agua contenido entre ondulante cerros que reúne grandes predios arboladas con todos los servicios requeridos para acampar y realizar deportes náuticos.

Gruta de Inti Huasi
Su denominación proviene del quechua que significa "casa del sol" y esta ubicada en la base del cerro del mismo nombre.

Hace 8.000 años fue refugio de grupos indígenas de la cultura Ayampitin, descendientes de la primera corriente pobladora de America. El visitante accede a un centro de interpretación y atención al turista, información sobre aborígenes y exposición sobre antiquísimos restos óseos.

La Angostura
Un murallón rocoso de 25 mts de largo, donde se hallan mas de 1.500 figuras geométricas, zoomorfas y abstractas en varios colores, predominando el negro, amarillo, rojo y blanco. En sus alrededores se encuentran varios morteros tallados en piedra.

Valle de Pancanta
Su extraordinaria belleza se la confiere un cordón montañoso de origen volcánico con cumbres angulosas y desnudas. A lo largo del valle brotan vertientes y las murallitas o pircas dibujan líneas que siguen las curvaturas del suelo y se pierden entre las lomas.

Paso del Rey
Conserva las ruinas de una capilla, considerada como una valiosa obra de arquitectura del siglo XVIII, que fue declarada Monumento Histórico Nacional. Cuenta la tradición que por este paraje pasó Sobremonte en 1875 camino a Cuyo, hecho que originó el nombre del lugar.

No hay comentarios.: