;

en Web en Blog
PARA AGRANDAR LAS IMAGENES, HACER CLIC SOBRE ELLAS

Escuchanos por Internet

2.4.10

Carta Abierta al Secretario de Gobierno de la Municipalidad de Villa Mercedes

Ante las recientes declaraciones del Secretario de Gobierno de la Municipalidad de Villa Mercedes, sobre los motivos que generaron la falta de rendición de cuentas, decidí responderle en los términos del archivo que adjunto en la presente.


José Giraudo
Concejal de Villa Mercedes





Carta Abierta al Secretario de Gobierno de la Municipalidad de Villa Mercedes

Días atrás reclamamos la rendición de gastos por parte del municipio. Esta omisión de las autoridades nos permite asegurar que desde hace 8 meses los ciudadanos mercedinos desconocemos, o no sabemos en qué, porque, ni para qué se gastan los dineros de los Mercedinos.

¿Es normal esta situación? ¿Es natural que esto ocurra? ¿Habrán pesado que nadie se iba a dar cuenta de la falta de rendición? ¿Es correcto que las autoridades municipales se incomoden, enojen u ofendan ante este pedido? No, de ninguna manera.

Casualmente, esta falta de remisión de los resúmenes de gastos, ha ocurrido a partir del mes en que estalló el famoso caso, hoy investigado por la justicia, de los $ 2,2 millones (agosto del 2009).

Los concejales oficialistas por primera vez, debo reconocerlo, con cierta altura (actitud que no tuvieron cuando se abordó el escándalo de los $ 2,2 millones), en esta ocasión reconocieron la evidente falta del ejecutivo, y aceptó también intimarlos, la diferencia con ellos radicaba en que no parecían dispuestos a aceptar la interpelación al Secretario de Hacienda.

Lo que resultó irrisorio son las explicaciones que los funcionarios ofrecieron a la comunidad. Es para destacar que los responsables directos del tema (Intendente Municipal y Secretario de Hacienda) se llamaron a un lamentable silencio. Mientras que solamente el Secretario de Gobierno y Sub-Secretario de Finanzas ofrecieron explicaciones que, lejos de reconocer la falta, vuelven a dejar muy mal parada a la gestión.

Así el Secretario de Gobierno, Luis Gil, explicó que la demora “ha sido consecuencia de los sucesivos cambios… hay que tener en cuenta que la Secretaría de Hacienda sufrió una importante reestructuración durante esos meses”. Sería bueno recordarle que por un lado, repasando la cronología de los cambios suscitados a fin del año pasado, queda definitivamente demostrado que no hubo, en ningún momento, acefalia en la Secretaría de Hacienda. Por el otro es forzoso aclarar que la responsabilidad de rendir cuentas recae directamente sobre el intendente municipal, y no sobre funcionario alguno. Con lo que echamos por tierra el argumento sobre los problemas por los cambios en el área.

También dijo que “tuvieron un problema con los programas informáticos”. Tampoco pareciera razonable este argumento pues, objetivamente, es poco frecuente observar que un desperfecto del sistema perdure permanente durante 8 meses consecutivos. Tan poco creíble como probable.

Aseguró que iban a “cumplir con cada cuestión que nos vaya solicitando el Concejo”. Ante lo que sería bueno recordarle al secretario, en primer lugar, que no es su voluntad, sino su obligación cumplir con los mandatos que el Concejo Deliberante emite. Luego recordarle que además de cumplir con el cuerpo legislativo comunal, antes deben cumplir con los mandatos de la Carta Orgánica Municipal que, por si acaso, es nuestra Constitución local. Están obligados a hacerlo. Ella, entre sus muchos mandatos dispone, en su Art. 63, que: Son deberes del Intendente Municipal: rendir cuentas de manera semestral (Inc. 11); Trimestralmente dentro de los treinta (30) días de vencido el trimestre (Inc. 13); Y mensualmente (Inc. 21).

Finalmente el Secretario acusa a la oposición de generar un “nuevo artilugio para poner en tela de juicio las transparencias de los actos de gobierno…” y asegura que quienes transitamos en la denominada “oposición” somos destructivos, carecemos de ideas y no proponemos alternativas. Aprovechando sus dichos voy a darle aquí al Secretario una idea sencilla y simple, por la cual no le cobraré derecho de autor y le garantizo le ahorrará muchos inconvenientes en el futuro. Aún más, lograría eliminar ese estado de permanente sospecha que envuelve la gestión a la que él pertenece: Cumplan la ley.

Porque es fácil confundir destrucción con auto-destrucción, y sus palabras hacen parecer que fuimos nosotros, y no uds: quienes designamos funcionarios más apegados a los negocios que a la responsabilidad pública, y que escandalizaron a la opinión pública con Risked y ProVinCred; quienes realizamos viajes a la China con gastos exorbitantes y dudosos beneficios para nuestra comunidad; quienes autorizamos un gasto de $ 2,2 millones para hacer supuestas refacciones del edificio municipal, que nadie vio ni pudo explicar hasta ahora; quienes generamos un déficit 5 veces mayor al que traía en la empresa Obras Sanitarias; quienes permanentemente obviamos los diversos llamados a licitación y encontramos siempre algún artilugio para contratar en forma directa porque siempre, insisto, siempre, la necesidad y la urgencia nos lo impone; quienes “olvidamos” que el plazo para presentar la impositiva es el 31 de agosto, y la terminamos presentando en diciembre con suculentos aumentos que no han hecho aumentar la recaudación; quienes limpiamos ineficientemente la ciudad; quienes no arreglamos la iluminación, mantenemos las calles de tierra, y no hemos construido una sola cuadra de asfalto en dos años y unos meses de gestión; y quienes, finalmente, pretendemos eludir toda forma de control, ya sea ocultando los Decretos que firma la Intendente, u “olvidando” cumplir con nuestra obligación constitucional de rendir cuentas en forma transparente del destino de los dineros de todos los Mercedinos; por nombrar solo algunos puntos.

No señor secretario, ninguna de estas medidas, decisiones y olvidos han sido tomados por nosotros. Es más, en cada oportunidad hemos presentado fundados proyectos para hacer cosas distintas a las que uds. finalmente llevaron adelante. Sin embargo, nunca se nos escucho. Durante dos años impusieron una aplastante mayoría parlamentaria (11 a 2) que nosotros aceptamos (y soportamos) con gran espíritu democrático y fortaleza de ánimo, sin dejar nunca de cumplir el mandato para el que la sociedad nos eligió que es, además de legislar, controlarlos a Uds. Lamentablemente para la ciudad si Uds. nos hubieran escuchado a tiempo Mercedes estaría en mejores condiciones de las que se encuentra en la actualidad.

Para el caso, señor secretario, si coincidimos en el hecho de que en la democracia, en el mismo acto electoral donde se elige a quien gobierna, en modo simultáneo la sociedad elige a quienes van a controlar al que gobierna, cabe que le pregunte a Ud. ¿Porqué se enojan cuando nosotros pretendemos cumplir cabalmente con nuestra función?, ¿Porqué se molestan cuando les pedimos explicaciones acerca de diversos temas?

Aún para cuando Ud menciona nuestra supuesta falta de propuestas, permítame recordarle que he sido autor de numerosos proyectos e impulsor de gestiones y propuestas que, a mi juicio, benefician a nuestra ciudad. Así por ejemplo: La Ordenanza de los contenedores, de los celíacos, de la protectora de animales, de la regulación integral de ciclomotores, de “sin casco no hay nafta” (que de paso, tras ser aprobada por unanimidad uds. no cumplen), de transporte de personal a fábrica; de haber gestionado y obtenido la firma que destrabó y facilitó la concreción de la obra del gas para la ribera; de una propuesta de peatonal; de la propuesta de reordenamiento vehicular alternativa a la de uds; de una alternativa al acceso por avenida mitre que no implica el cambio de circulación de 16 calles; Entre tantas otras propuestas “pro-positivas” que hemos encarado cuya enumeración excedería bastante este escrito.

Pero claro, estoy convencido de que ud. no debe haber reparado en ello, sino en otros temas que también hemos encarado, como Risked, Provincred, los $ 2,2 millones, el viaje a China, la cochera de la intendente en el municipio, etc, etc, etc.

En fin, para ir cerrando el tema debo decirle que me resultó particularmente extraña la declaración del Sub-Secretario de Finanzas Gastón Bamba quien aseguró que “no estamos fuera de la ley ya que la legislación estipula como plazo límite el 31 de marzo”, y puntualizó que la carta orgánica no fija un plazo de presentación. Lamentablemente el Sr Bamba debería releer (si es que alguna vez la ha leído) la Carta Orgánica en su artículo 63, inciso 13, donde claramente expresa un plazo de 30 días para la entrega de los trimestrales, (por analogía lo es para los mensuales, los semestrales y anuales). Aclarándole que la ley de contabilidad provincial (que interpreto es la que cita el Contador) jamás puede determinar un plazo mayor que el que dispone nuestra carta orgánica, que, insisto, es nuestra constitución local. Además, pareciera innecesario, pero a la luz de los hechos me veo forzado a explicar que 30 días de vencido el 3º trimestre es el 1 de octubre, no el 27 de noviembre ni el 31 de marzo del año próximo; y 30 días de vencido el 4º trimestre es el 30 de enero, no el 31 de marzo.

Finalmente han realizado, tras nuestra exigencia, las presentaciones formales de las rendiciones de gastos, independientemente de la demora y la violación a nuestras leyes. Ahora nos queda el trabajo de estudiar el fondo de la cuestión, es decir, la consistencia de los datos remitidos. Porque para que no se confunda a la opinión pública, que se hayan presentado no significa que estén correctas, ni tampoco incorrectas, solo significa que ahora podemos hacer nuestro trabajo de control. No le quepa duda de que si existen inconsistencias y/o irregularidades, los estaremos “molestando” pidiéndoles explicaciones.

Pero vaya una reflexión final a fin de que, en principio, dejemos esa tendencia a deformar la realidad o a tergiversar los hechos que impregna a nuestros funcionarios municipales: Aristóteles, 300 años antes de Cristo aseguró que “la única verdad es la realidad”. ¿Qué significa esto? ¿Qué Aristóteles era peronista? Claramente no. Significa que la verdad se impone por su propio peso, por el poder que tiene en si misma, el que le transfiere la realidad. La verdad es tan poderosa que una vez manifestada no hay fuerza humana que la anule.

No hay comentarios.: